Home Deportes • El baile antes y después del COVID-19

El baile antes y después del COVID-19

 - 
escuela de baile madrid

Tras las semanas de confinamiento debido a la crisis generada por el COVID-19 hemos visto que las medidas se han ido relajando poco a poco. Primero fueron los paseos de los más pequeños y ahora ya tenemos momentos en los que podemos salir a hacer deporte oa pasear.

Muchos de nosotros estamos  deseando  que abra nuestra escuela de baile Madrid, pero por ahora al menos en las primeras medidas eso no está contemplado. La  “Fase 1 de descalada”  solamente permitirá abrir terrazas de negocios que se encuentren al aire libre y al cincuenta por ciento de su capacidad.

Todas las actividades que se realicen en espacios cerrados tendrán que esperar a ver la evolución de la pandemia, si disminuye el número de contagiados  y los hospitales pueden respirar por fin podremos ir volviendoa lo que conocíamos antiguamente como normalidad.

¿Qué ha pasado durante el confinamiento?

Al cerrar todas las  escuelas de baile como medida preventiva y de protección hacia los alumnos y el personal que trabajaba en ellas, tanto alumnos como profesores se quedaron sin uno de sus  hobbies favoritos.

Pero gracias a las nuevas tecnologías no tardaron mucho en aparecer los directos a traves de redes sociales como Instagram o Facebook  de muchos artistas profesionales dando clases online gratuitas para apoyar a  la gente a que  se quedase en casa.

La iniciativa se extendió y todos los profesionales del baile hicieron un hueco en sus agendas  y en los salones de sus casas para seguir dando clases aunque fuese online. 

Así los que quisiesen podían apuntar en sus agendas todas las clases a las que  les interesase apuntarse, desde iniciación a ballet a  pasos libres de salsa o estiramientos de Yoga. Hasta aquellos que no habían bailado nunca vieron  una muy buena oportunidad para empezar a dar sus primeros pasos.

¿La ventaja de este tipo de modalidad de clases? Podíamos dar las que quisiéramos gratis, llenar una tarde entera de diferentes estilos o del mismo estilo pero con diferentes profesores. Adecuar nuestro horario, ya que si teletrabajábamos  por las tardes también había.

Para los más vergonzosos y tímidos era una oportunidad para soltarse ya que nadie les veía, era una oportunidad de hacer  cosas en común con toda nuestra familia y sobretodo de mantenernos en forma y entretenidos.

Viendo que las clases online funcionaban y que la gente se apuntaba gustosa las academias de baile empezaron a abrir gracias a aplicaciones como Zoom, en las que se pueden meter un gran número de personas y seguir una clase.

Así las escuelas retomaban sus horarios y sus profesores y solamente cambiaba el aspecto físico, en vez de tenerles delante les veíamos a través de una pantalla de ordenador.

¿Qué nos espera en un futuro?

Aunque la fecha de apertura de las escuelas  de baile y gimnasios es  todavía incierta podemos augurar una vuelta de los alumnos más fieles, sobre todo en bailes en los que se necesita una corrección del profesor individual.

Quizás nos pase como estamos viendo en China y las salas de baile y escuelas se llenen de personas usando mascarillas para evitar contagios, pero  sin duda extremar todas las medidas es mejor  que no bailar.

En un futuro próximo creemos que irán abriendo las escuelas de baile en Madrid con más  aforo, aquellas que permitan una distancia mínima entre alumnos de unos dos metros.

Los aseos  y vestuarios deberán ser desinfectados en cada cambio de clases y las que más tarde empiecen a abrir sus puertas serán aquellas de baile en parejas, ya que la distancia mínima no se cumple.

Si la modalidad de baile lo permite se podrán hacer “pasos libres” como los de salsa en las que se baila de forma individual con figuras de manos, brazos, piernas o giros. Mientras que  clases como Zumba o Hip Hop  en la que no nos hace falta una pareja y se pueden dar a distancia estarán entre las primeras.

Lo que sí tenemos claro es que la modalidad de las clases online ha llegado para quedarse, por todas sus ventajas. Aunque demos clases presenciales podremos combinar ambas, por ejemplo si trabajamos por turnos, nos vamos de vacaciones, queremos repasar o  dar clases extra o si queremos dar clases de profesores que no se encuentran en nuestra comunidad.

Así, si vivimos en Valencia podremos apuntarnos a una escuela de baile Madrid de forma online y dar las clases con sus profesores, algo que la modalidad presencial no permite.

Author:astrid

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked*

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.