Home Belleza • Microblading: no cometas estos errores si no quieres parecer un cuadro

Microblading: no cometas estos errores si no quieres parecer un cuadro

 - 
microblading rivas

El microblading o maquillaje semipermanente se ha convertido en uno de los tratamientos de belleza más demandados en los últimos tiempos. Gracias a este podemos “dibujar” unas cejas perfectas en nuestro rostro y con efecto 3D.

Con el microblanding del centro de estetica Rivas Vaciamadrid Adai podemos crear vello donde no nace de forma natural en nuestra ceja. Se trata de una técnica indolora que dibuja pelo por pelo una ceja que no existe.

Una vez terminado podremos rellenar espacios vacíos de nuestras cejas, aumentando ópticamente seu densidad, remarcar su forma, aumentar su largo y su espesor, corregir la forma o modificar levemente su color, y por supuesto olvidarnos de maquillarlas para siempre.

Todo parecen ventajas, pero no debemos olvidar NO cometer ciertos errores a la hora de elegir nuestro tratamiento si  no queremos parecer un cuadro de Picasso.

  1. Cuidado con el pigmento que elegimos.

Si no queremos parecer un gato pardo o un dibujo de un niño de cinco años lleno de arcoíris deberemos asegurarnos de que el pigmento que van a utilizar esté homologado y que tenga los registros sanitarios correspondientes.

Su dosis también es importante, vienen en monodosis de dos o tres mililitros, de esta forma nos aseguramos de que estén esterilizados y que no hayan sido usados anteriormente.

Desconfía de cualquiera que te proponga usar el negro, ya que está  prohibido en el microblading si no quieres acabar con las cejas azules o verdes con el paso del tiempo.

  1. Naturalidad ante todo.

Está muy bien pretender que las cejas enmarquen nuestra mirada, pero no es lo mismo que parecer un auténtico cuadro. Por lo tanto es imprescindible, de vital importancia, que antes de someterte a la técnica te realicen un correcto diseño de cejas.

Si este no se hace o lo hace alguien sin el debido conocimiento puedes acabar con cejas que empeoren la expresión de tu cara, desiguales, o que no encajen con tu personalidad y rostro.

  1. Desconfía de los precios demasiado baratos.

Sabemos que todo el mundo busca las mejores ofertas, pero no es lo mismo pretender ahorrarnos un par de euros con la técnica que someternos a un auténtico sacrificio estético.

En internet desgraciadamente encontraremos de forma muy sencilla tratamientos que parecen una auténtica ganga caída del cielo, supuestos expertos que nos harán el tratamiento a precio de coste y con los mejores resultados.

Desconfía de todos aquellos precios que se alejen demasiado de lo “normal” en este campo, seguramente se trate de personas no cualificadas, clínicas clandestinas, materiales defectuosos…

  1. Que no te den gato por liebre.

No te confundas, micropigmentación y microblading NO son lo mismo. Algunas de nuestras clientas de Rivas Vaciamadrid han llegado al centro pidiendo auténtico socorro tras comprobar que lo que se habían hecho no era microblading Rivas.

En ambas cejas se trabaja el diseño de cejas, pero en el microblading se dibuja cada pelo de la ceja, se hace a mano y su resultado es totalmente natural y 3D. Mientras que la micropigmentación los tonos se van deteriorando con el tiempo, volviéndose anaranjados o con tonos azul verdoso.

  1. Asegurate bien de estar bien informado.

Debemos saber que hoy en día, cualquiera que no sea especialista o doctor puede conseguir un título en un curso de día y medio. No olvides que con esta técnica se realizan pequeños cortes en la ceja para que el pigmento se adhiera, que tienen que hacerte un diseño previo personalizado, que todos  los materiales deben estar en correcto estado, conseguir un efecto 3D y que los pelos dibujados vayan al unísono con los de nuestra ceja…

Para ello se requiere mucha práctica y destreza, mucha más de la que se puede adquirir en dos días, por ello es muy importante ponerse en las manos adecuadas.

  1. Los retoques SI son necesarios.

Y quién te diga lo contrario miente. Debes saber que siempre será necesario acudir a que te retoquen tras tu primer tratamiento de microblading en Rivas Vaciamadrid. Se trata de un retoque tras un mes y que pasado un año hay que ir a una revisión, si no te lo dicen, mal asunto.

Con el tiempo los pigmentos suelen desaparecer y nuestra ceja vuelve a recobrar su estado natural, por lo tanto si nos ha gustado el resultado tendríamos que volver a repetir el  proceso en un par de años.

In Belleza

Author:astrid

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked*

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.